mar. Mar 5th, 2024
Narco estado y narco democracia en México
Comparte si te ha gustado

La delincuencia organizada sigue ganando fuerza en México, domina prácticamente en todo el país.

Poco a poco fue ganando terreno. Desde los años 80’s del siglo pasado, la corrupción fue permeando en las instituciones mexicanas.

Sin embargo, en esta etapa, todavía había una línea que separaba a los gobernantes de los delincuentes. El gobierno tenía el mando y controlaba la situación cuando quería hacerlo.

Con el tiempo esta relación se fortaleció, llegando a una especie de simbiosis entre gobiernos y delincuencia organizada.

Comenzaron a disputar de tú a tú la toma de ciertas decisiones que tenía que ver con actividades delictivas, esta etapa pudo llevarse a cabo entre el año 2000 al 2010 aproximadamente.

Sin embargo, del año 2010 “aproximadamente”, la delincuencia organizada no se conformó con esa sociedad. Quería más, quería el pastel completo y lo ha conseguido…

La delincuencia organizada se ha convertido en los jefes de las autoridades constitucionales.

Narco estado y narco democracia en México
Cartulina amenazante contra policía Guadalajara

Salvo algunas excepciones, la delincuencia organizada en gran parte de los municipios de Jalisco son quienes financian e impulsan candidatos al poder. Las condiciones son claras y ellos las fijan.

En diversas ocasiones hemos escuchado hablar de narco democracia, que es cuando un estado está sometido por la delincuencia organizada.

El mismo está en manos de la delincuencia, nada se mueve, nada se hace sin la aprobación y visto bueno de los jefes fácticos en un estado. Un ejemplo concreto podría ser Sinaloa.

Por otra parte, hay estados con otras características, como podría ser la narco democracia. Esto es, el poder del narco, soportada en el poder democrático.

Dicho en otras palabras, podría ser que el mismo pueblo elija y siga eligiendo a sus “gobernantes”. Sobre todo cuando se tiene conocimiento general sobre una vinculación entre autoridades y gobernantes.

Lo anterior, lo podemos soportar con las detenciones que hay sistemáticamente de personas relacionadas con instituciones de seguridad, están siendo procesados desde comisarios, comandantes y sobre todo policías de bajo rango.

Hasta el momento son más de 150 personas relacionadas con instituciones de seguridad, pero curiosamente no hay prácticamente detenidos en relación a otros mandos, como son presidentes municipales, entre otros funcionarios estatales.

Pareciera ser que en gran parte, algunos elementos que están para proteger a los ciudadanos, son quienes los levantan, y entregan a la delincuencia organizada, con diversos fines: extorsión, secuestro, venganzas, por mencionar algunas.

Pareciera ser que en este concepto aplica la “estocolmización”, que es el síndrome de Estocolmo.

El síndrome de Estocolmo es un trastorno psicológico temporal que aparece en la persona que ha sido secuestrada y consiste en mostrarse comprensivo y benevolente con la conducta de los secuestradores e identificarse progresivamente con sus ideas, ya sea durante el secuestro o tras ser liberada.

En este segundo caso, podría estar el caso de Jalisco. Pues recordemos que uno de los cárteles más poderosos en México y en el mundo lleva el nombre de nuestra entidad ya que sigue en franco crecimiento, y sirve para amedrentar a propios y extraños.

Narco estado y narco democracia en México
Controla CJNG la mayor parte del país
 


Comparte si te ha gustado
Avatar photo

Por Francisco Jiménez

Doctor en Derecho. Premio México Ricardo Flores Magón 2021. Integrante de Observatorio de Seguridad y Justicia. Benemérita Universidad de Guadalajara. “Piensa y Trabaja”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *