lun. Mar 4th, 2024
Son víctimas de feminicidio, no presuntasEFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
Comparte si te ha gustado

En el informe de ONU Mujeres “La violencia feminicida en México”, y con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en el 2020 se registraron 489 “presuntas” víctimas de feminicidio.

Además, mil 443 “presuntas” víctimas de homicidio doloso, para dar un total anual a nivel nacional de mil 932 mujeres “presuntas” víctimas, es decir, 10.6 “presuntas” -obviamente- víctimas al día de la violencia contra las mujeres[1].

Decir “Presunta” hace referencia a una presunción, que se “presume”, o sea, se pre-asume una situación, mas no se tiene por confirmada; que se conjetura, mas no existe una certeza al respecto.

Triste, dolorosa y vergonzosa realidad: en México así nos consideran las cifras: presuntas víctimas, cuando se debe decir que fueron mil 932 mujeres víctimas de violencias feminicidas.

No se debe ocultar ni encubrir con datos duros hechos que continúan perpetuando en el discurso oficial la violencia machista a partir del no reconocimiento de las víctimas, ni de la aceptación que el problema va más allá de violencias contra las mujeres, sino que vivimos en un siniestro y cotidiano genericidio.

Si bien las muertes violentas de mujeres deben investigarse bajo Protocolos de investigación de feminicidios, la realidad es parece que no nos niegan, hasta en la muerte, el hecho de asumir oficialmente que somos víctimas de violencias letales y del sistema jurídico moral que legitima y justifica el discurso de desigualdad.

10.6 mujeres víctimas de muertes violentas en datos duros, y en la cifra negra, 20 mujeres al día son desaparecidas al día en Jalisco y en algunas alcaldías en la Ciudad de México, según informes de colectivas y organizaciones civiles[2].

En un alto porcentaje, primero son desaparecidas, no las abdujo un ovni, las desaparecieron cuando iban caminando, yendo a sus trabajos, a sus escuelas, en sus carros, esperando un camión: alguien llegó y determinó desaparecerlas, porque ninguna mujer decide desparecer un día y aparecer muerta con signos de tortura al otro -si es que encuentran su cuerpo, claro está-.

Nos están desapareciendo, nos están matando pareciera que existe la aberrante idea que merecemos ser desaparecidas, morir sin derecho a nuestros propios cuerpos, castigadas en el destierro, nuestra sociedad debe revivir el dolor de Antígona para llorarnos y dignificarnos.


[1] Referencia: ViolenciaFeminicidaMX_.pdf (unwomen.org) [2] Referencia: Advierten que al día desaparecen 20 mujeres en CDMX (culturacolectiva.com)


Comparte si te ha gustado

Por Alejandra Galera

Abogada y Profesora Investigadora de la Universidad de Guadalajara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *