dom. Dic 10th, 2023
Donald Trump perdiendo fuerza
Comparte si te ha gustado

De cara a las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos, Donald Trump va perdiendo terreno entre los republicanos, al tiempo que lo gana el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y un poco más atrás la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley.

Ron DeSantis gobernador Florida
Ron DeSantis, gobernador de Florida

Ni siquiera estoy hablando de la cita final el martes 5 de noviembre de 2024, sino de la llamada “primaria invisible”, esa carrera previa a las elecciones primarias en cada partido para elegir a su abanderado.

Desde el corazón republicano se incrementan las voces que niegan la posibilidad del fraude electoral en las pasadas elecciones que sigue pregonando Donal Trump, saben del costo político que puede acarrearles esas posturas, que incluso hasta la cadena televisiva Fox News se niega a reconocer.

Te recomendamos: ¿Por qué China dejó de ser la gran fábrica del mundo?

Por otro lado, es evidente el disgusto en el partido del elefante por la baja calidad de los candidatos impulsados por el expresidente en las elecciones intermedias, pero también por el declive electoral en el último lustro. Es evidente que la principal preocupación republicana es encontrar un candidato mujer u hombre que no vaya a perder ante Joe Biden.

Joe Biden vs Donald Trump
Joe Biden, según encuestas lleva desventaja ante Trump

Una muestra clara del retroceso en el liderazgo trumpiano entre sus correligionarios, es que según varias encuestas 60 por ciento de los votantes en las primarias no se decantaría por Trump. En contra parte, Ron DeSantis cada vez le acerca más el fuego al exmandatario ampliando el fondo de sus arcas de campaña para iniciar su lucha por la nominación presidencial.

Quizá estamos ante la repetición de una película que ya miramos, cuando la carrera presidencial republicana comienza con un claro favorito, pero luego los dados se cargan hacia los exvicepresidentes, candidatos anteriores o simplemente aquellos que esperaban su turno, y terminan por “premiarlos” y dejar en el camino a quien arrancó con ventaja. Recordemos a John McCain en 2008 o Mitt Romney en 2012.

A no dudar, el camino hacia la Casa Blanca se ha tronado agreste para Donald Trump, pero también para los republicanos que se encuentran en una encrucijada: dejar en la vereda a Trump y apostar por DeSantis, o no retirarle el apoyo al exmandatario que al menos en las encuestas aparece como favorito si se enfrentara al presidente, Joe Biden.

Profesor del Tec de Monterrey

@contodoytriques


Comparte si te ha gustado
Avatar photo

Por Eduardo González Velázquez

Historiador y cronista. Profesor-Investigador de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobiernos del Tecnológico de Monterrey. Premio Jalisco de Periodismo 2009 y 2007. Autor de los libros: Con Todo y Triques, Frontal vertical, Ciudadanos a la mitad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *