dom. Jun 16th, 2024
animales justicia. Foto: Igualdad Animal
Comparte si te ha gustado

En México, el Código Civil Federal categoriza a los animales no humanos como res, cosas, bienes muebles, bienes inmuebles, bienes mostrencos o mercancías.

En términos ontológicos, esta manera de concebir a los demás animales como meras cosas es errónea e interesada.

Errónea porque existen evidencias suficientes que muestran que son seres sintientes, con intereses y capacidades.

Interesada, porque el sistema jurídico justifica al poder económico para propagar, a través de distintos discursos normativos, la ideología que objetiva y cosifica a los animales.

El poder económico encadena al sistema jurídico a sus intereses de acumulación de capital, y a través de la cerrazón edifica la costumbre social sobre el uso y abuso de casi todos los animales.

Necesarias herramientas jurídicas

Aunque es difícil vislumbrar el reconocimiento jurídico de todos los animales como sujetos de derechos, es necesario buscar las herramientas jurídicas, por lo menos, que permitan crear cierto bienestar animal.

La creación de leyes anti-crueldad que refieren desde tiempos antiguos al bienestar de las “cosas” -como esclavos o animales- permiten indagar en la posibilidad de recurrir a algunos instrumentos jurídicos ante situaciones de maltrato, crueldad o abandono.

En el Código Penal de Jalisco podemos encontrar en el Título Vigésimo Cuarto De La Violencia Contra Los Animales sanciones que van desde multas hasta el encarcelamiento a quienes causen daños, tortura o extrema crueldad a animales.

De esta forma la medida cautelar dictada por el órgano administrativo competente, podría servir de apoyo en los procedimientos o resoluciones dictadas contra algún posible agresor de animales. Esta medida beneficiaría a algunos animales en casos de abandono, crueldad y/o maltrato.

Es decir, la medida cautelar permitiría proteger a algunos animales de dueños irresponsables, agresivos o violentos.

Los jueces podrían acordar decomisos de animales maltratados y/o abandonados de manera inmediata, imponiendo medidas de alejamiento y prohibición de tenencia a este tipo de dueños, quitarles la guarda o custodia y otorgársela a alguna asociación protectora de animales.

Esta medida cautelar se solicitaría a un juez cuando se tenga indicio de un delito como el maltrato o crueldad animal y cuando exista el ofrecimiento de depositarios como lo es alguna persona o institución acreditada como protectora de animales.

Sin duda, esta medida tendría un efecto positivo para los animales involucrados: “las víctimas”, pues mientras se resuelve el procedimiento, se les salvaría la vida, principalmente, a aquellos que se encontrarán enfermos, dañados o desnutridos.

Los legisladores no deberían olvidar que el derecho se ha nutrido de principios y argumentos morales y se ha delimitado por cuestiones de justicia y benevolencia.

Por lo que deberían comenzar a pensar en extender el uso de distintos instrumentos jurídicos a favor de los animales.

De otra forma, el abuso que sufren millones de animales en distintas industrias e incluso a nivel doméstico, pone en entre dicho la moralidad del derecho, a tal grado que deberíamos rechazar que estas acciones son derecho, porque como bien afirmó Gustav Radbruch: “la extrema injusticia no es derecho”


Comparte si te ha gustado
Avatar photo

Por Nely Lucano

Licenciada y Maestra en filosofía, doctora en humanidades por la UdeG, académica del CUCSH, directora del proyecto "Animales y Praxis" y Encargada de Enlace Académico de la ONG Igualdad Animal México.

6 comentarios en «Medida cautelar y justicia para los animales  »
  1. Gracias Nely, por tu pasión en el cuidado de los animales no humanos. Ayudas a tomar consciencia de nuestra responsabilidad no sólo jurídica, sino ética, humana, frente a la vida y a menudo forma cruel de acabar con ellos. En este sentido, me parece, descubres interesante y comodidades -que no derechos-, a los que muchos estamos aferrados, y justificamos haciendo malabares legales, de dieta o utilidad.

  2. Exacto. Y no hay que olvidar que, hasta hace poco tiempo, a algunos humanos se les consideró también como bienes. El siguiente paso en nuestra evolución como sociedad es reconocer el estatus de los animales como personas.
    Por otra parte, por más que se aprueben leyes contra el abuso animal, en la industria cárnica, por ejemplo, siempre habrá casos de crueldad extrema debido al ritmo de producción y el desgaste psicológico de las personas que en ellos laboran.

  3. Doctora se le agradece que no deja de lado la concientización de el maltrato a los animales no humanos, confío en que llegue el día en que sean reconocidos ante la justicia con derechos, y en un día no muy lejano podamos saber menos de estos casos de abuso y crueldad, y si llegasen a pasar sean tomados en cuenta y se difunda cómo una acción grave, para obtener justicia para los animales no humanos. Saludos y nunca desfallesca en su lucha. Abrazos

  4. Hay que conocer el Derecho para usar las herramientas al alcance en lo que se alcanza la abolición

  5. Es necesario combatir el especismo que prevalece en las leyes humanas y que afectan a los animales no humanos. Mientras los perros o gatos tienen acceso a la protección legal, otros, y me refiero a los que son consumidos como alimento, únicamente son tratados como mercancía y productos que demanda una sociedad humana que requiere cubrir sus necesidades. Es necesario detener el abuso y la crueldad hacia todos los demás animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *