jue. Feb 2nd, 2023
cruel experimentación con animales

Vivimos en una sociedad administrada que considera a los animales utilizados en la experimentación, “objetos” de investigación y a la vez “objetos sintientes”. Esto es una contradicción. Una cosa no puede ser objeto y a la vez ser sintiente.

Necesario terminar con la experimentación en animales

Esta irracionalidad no han podido superarla quienes promueven esta práctica. Su afirmación “científica”: los animales son seres sintientes, pero no lo suficiente para que dejen de ser cosas, es un escándalo al sentido común y al buen juicio.

Esa es una vía letal que impide reconocer en lo sintiente el derecho a la vida de los animales. No son pocos quienes creen que esta contradicción es necesaria para que la ciencia avance a favor del bienestar humano.

animales son seres sintientes
Irracional: Los animales son seres sintientes, pero no lo suficiente para que dejen de ser cosas

Quienes tienen esa creencia ignoran que hoy día existen modelos experimentales sin animales. Por ejemplo, los modelos de células y tejidos aislados en lugar de animales vivos, iCHIP in vitro, computadoras y matemáticas para modelar procesos biológicos y predecir los efectos de químicos y drogas, piel humana impresa en 3D, órgano en un chip en 3D, o biosensores.

Son considerables las instituciones que trabajan en investigaciones sin animales. Está el Centro Johns Hopkins para Alternativas a las pruebas con animales (CAAT), el Centro Canadiense de Métodos Alternativos a los Animales (CCAAM) y el Centro Canadiense de Validación de Métodos Alternativos (CaCVAM).

A su vez, profesionales médicos/as y científicos/as que integran comités como Medical Research Modernizatión Committe, o Doctors and Lawyers for Responsible Medicine (DLRM), han demostrado que la experimentación con animales es ineficaz y poco fiable, mientras que las nuevas metodologías desarrolladas son más válidas y menos costosas que los estudios con animales.

experimentos con animales
Experimentación con animales es ineficaz

Aunque existan modelos experimentales sin animales, la mayoría de los investigadores/as continúan bajo la creencia que sólo a través del uso de animales podrá progresar el conocimiento para el beneficio de la humanidad.

No pocas veces pontifican: “una ciencia sin animales es acientífica”. Pero este uso de animales en la experimentación, que por cierto ha matado y torturado a millones de animales, ha mostrado que enfermedades como el cáncer “simplemente no ha funcionado en humanos” (Medical Research Modernizatión Committe, 2018: 5).

fin experimentos con animales

A su vez, después de varias décadas ningún neuroprotector que mejoró las lesiones de la médula espinal en pruebas con animales ha demostrado ser eficaz para los humanos (Akhtar A, 2015).

Tampoco el uso de primates no humanos para buscar soluciones a la enfermedad de Parkinson ha resultado exitoso porque los primates no reproducen las características claves de esta enfermedad, y aproximadamente 90 vacunas que se elaboraron exitosamente en los primates contra el VIH/SIDA todas fallaron en humanos (Bailey, 2008).

En la sociedad administrada el uso de animales para la experimentación escapa de la comprensión porque el sufrimiento y horror al que se somete a estos es planificado objetivamente.

La aceptación y el silencio sobre esta práctica es una realidad que debe ser cuestionada. En esta sociedad lo único que se les puede ofrecer a los animales que se usan en la experimentación es caridad, traducida en normas jurídicas objetivas.

Pero esta caridad no es ajena a su contexto histórico-social, ella está determinada por el capitalismo y las ideas imperantes diseñadas para avanzar hacia el progreso basado en el sometimiento de los animales no humanos (también algunos humanos).

Pero “Como en todo lugar, la peor parte se la llevan aquellos que no tienen elección” (Adorno, 2004, 43): Los animales. La experimentación con animales muestra la cara del miedo humano ante la muerte, ante lo contingente y la incertidumbre, que se obsesiona por la inmunidad definitiva de la especie humana (Torres, 2020).

El sufrimiento de estos animales es indecible, pero habrá que intentar explicar este hecho y denunciar el horror al que se somete a los seres más inocentes de la tierra: los animales no humanos.

Te puede interesar: Mujeres en emancipación y animales liberados

Bibliografía:

Adorno, Th. (2004). Mínima moralia, reflexiones desde la vida dañada, España: Akal.

Akhtar, A. (2015). The flaws and human harms of animal experimentation. Cambridge Quarterly Healthc Ethics. Diponible en : https://www-ncbi-nlm-nih-gov.translate.goog/pmc/articles/PMC4594046/?_x_tr_sl=en&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es-419&_x_tr_pto=sc

Bailey, J. (2008). Una evaluación del papel de los chimpancés en la investigación de vacunas contra el SIDA. Alternativas a los animales de laboratorio, disponible en:

https://pubmed-ncbi-nlm-nih-gov.translate.goog/18826331/

Medical Research Modernizatión Committe, (2018) A critical Look at animal experimentation, disponible en: http://www.mrmcmed.org/Critical_Look_Booklet.pdf

Torres J, (2020). La gran matanza de animales y otras epidemias de nuestra obsoleta mentalidad industrial, REALIS, v.10, n.01. Enero-Junio 2020 -ISSN 2179-7501 pp. 89-126.

Avatar photo

Por Nely Lucano

Licenciada y Maestra en filosofía, doctora en humanidades por la UdeG, académica del CUCSH, directora del proyecto "Animales y Praxis" y Encargada de Enlace Académico de la ONG Igualdad Animal México.

7 comentarios en «La obsoleta y cruel experimentación con animales»
  1. Gracias por tan acertada columna 🙏. Totalmente de acuerdo, el uso de animales para experimentar es cruel e innecesario y contradictorio. Gracias por ejemplificar de hecho como grandes y renombradas instituciones científicas y de salud eligen modelos alternativos para investigaciones. Todas las universidades, centros de investigación que testean no son más que un rezago y lastre en nuestra sociedad. Ya no admitimos esto ni el sufrimiento al que se someten a los demás animales.

  2. La experimentación con animales como modelos para la investigación médica o cosmética ha probado ser obsoleta e ineficaz. Quienes la defienden parecen ignorar la gran diversidad de respuestas fisiológicas que existe entre especies e incluso entre individuos de la misma especie. Así, los resultados obtenidos por esta cruel industria no pueden ser extrapolables a los humanos. Más que una práctica científica, es un negocio disfrazado de ciencia.

  3. La experimentación en animales no es ciencia, es tortura y lxs “científcxs” lo saben perfectamente,

  4. Me pareció bastante interesante la manera en la que se abarca la experimentación en animales no humanos. Se profundiza en lo que realmente refleja de la especie humana, un miedo a la incertidumbre y a no tener el control.

  5. gracias por tan acertada información, lamentablemente a las personas suele no interesarle lo que pasa en la creación de productos que consumen, prefieren y disfrutan vivir en la ignorancia siempre y cuando puedan consumir en su comodidad.

  6. No se puede seguir sosteniendo, de manera seria, la explotación de los animales en la experimentación e investigación, gracias por la claridad en esta columna.

  7. Como acertadamente lo dice la autora, la experimentación en animales es muy cruel y los resultados que se obtienen, muchas veces son inútiles. Es preciso migrar a modelos en los que no se torture a los animales. Lo mismo en la práctica de la enseñanza de la medicina y de la veterinaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *