vie. Feb 3rd, 2023
voto indeciso eleccion 2024

El voto indeciso es por definición un voto impredecible, se decide de último momento determinando en muchos casos el triunfo de una candidatura.

Dado el desprestigio de partidos políticos y protagonistas de los procesos electorales, el llamado voto duro o incondicional de los partidos se ha debilitado exageradamente, aunque en algunos casos se busca mantenerlo con regalos y programas paternalistas, que convierten a los gobiernos en patrocinadores de grupos de interés electoral.

Lo que lleva el voto indeciso a convertirse en determinante en los resultados de una elección.

Los actores o protagonistas de las elecciones tratan de localizar los intereses de ese voto escurridizo y ganarlo a través de ofertas y proyectos, sin embargo, casi nunca logran su propósito, sobre todo, por la desconfianza que generan en esos segmentos quienes hacen de la vida pública una profesión.

El segmento social que integra el voto volátil generalmente queda sin alternativa de expresión y es el crítico de la sociedad, lo constituyen habitantes de las zonas urbanas de clases media, media alta y sólida formación educativa y cultural.

voto eleccion 2024

Ese elector básicamente se ubica en las principales ciudades del estado, lo que le otorga un valor estratégico considerable, cualitativo y cuantitativo.

Sobra decir que la población que emite el voto volátil no es solamente el motor social, sino también su conciencia y que por su liderazgo pudiera definir la ruta del estado a futuro y conducirlo hacia nuevas formas de convivencia y desarrollo individual y colectivo.

Por ello es claro que representa una amenaza para los intereses creados, razón por la que es excluido mediante habilidosas manipulaciones de la participación en la elección de los gobiernos y por consecuencia de la conducción del cambio.

Por lo que es razonable considerar que no hay candidatura ni propuesta de gobierno que convenza a ese segmento.

Te recomendamos: Manipulación de candidaturas en partidos políticos

Complementan el voto indeciso, dos factores que influirán en los resultados electorales de la siguiente elección, uno la concentración poblacional de la zona metropolitana que ubica en cinco municipios el 57% de los habitantes y por consecuencia de los electores del estado, ellos son Tlajomulco, Zapopan, Guadalajara, Tonalá y Tlaquepaque.

Otro factor es la composición de edad del segmento electoral mayoritario, esto es, el 60% de electores fluctúan entre 18 y 49 años.

El compuesto de los tres elementos, voto volátil, concentración urbana y edades de un alto porcentaje de electores, harán más difícil la lectura de lo que se requiere para granjear del voto.

Dichos elementos pueden coincidir en el origen, inconformidad con gobiernos deshonestos e ineficiencias e inconformidad por la falta de oportunidades de realización personal y familiar.

Para la elección de 2018, el candidato de Movimiento Ciudadano que resultó triunfador cargaba con un fuerte desgaste por su actuación como presidente municipal de Guadalajara.

MORENA a su vez renunció a propuestas rentables y de aceptación social por una candidatura a gobernador cuestionada en su origen, de la que al parecer solo le interesaba el recurso financiero, que serviría para cultivar el voto clientelar.

Acción Nacional por su parte además del desgaste que le generaron los gobiernos federales y estatales, cargó con la manera inescrupulosa de disponer de los activos locales, al apoyar una cuestionada candidatura a la Presidencia de la República y entregando al final a sus electores cautivos a los intereses de Movimiento Ciudadano.

En un acercamiento podemos considerar que aún se encuentran en el limbo electoral como efecto de resonancia de la elección de 2018, más de 500 mil votos. La suma es producto de la falta de una propuesta que genere interés legítimo, que continúa sin resolverse, entre ellos la inconformidad que se traduce en abstención de las zonas urbanas.

Ahora bien, si consideramos los escenarios actuales, vemos que no hay una propuesta que convenza a los votantes con alto nivel de exigencia, como tampoco a los segmentos de color electoral diverso, concluimos entonces que esa inconformidad generará una participación electoral baja y de voto básicamente clientelar, conducido por intereses ajenos a una propuesta de gobierno de beneficio social, un voto de conveniencia personal o grupal y decididamente utilitario.

Se puede apreciar que la impunidad con que se han desenvuelto los grupos de interés ha propiciado el crecimiento desmesurado de los abusos y se ha convertido en una cultura negativa de la administración pública, de la que importantes segmentos sociales se mantienen inconformes y que deliberadamente quienes manipulan los procesos electorales, excluyen esos segmentos de las decisiones.

Como resultado inmediato y fatal, además de administraciones fallidas, es de esperar que las campañas se sigan financiando irregularmente con recursos públicos, creando compromisos de los que gobiernan con quienes habrán de sucederlos, mediante generosas aportaciones a los procesos electorales y a los bolsillos de los candidatos, que representan teóricamente una amenaza para quienes cometen los delitos contra la administración pública. Y en el peor de los casos recibiendo recursos de la delincuencia organizada.

Para ese sector crítico del voto, existen además otras consideraciones disuasivas para su participación, como el hecho de que ningún candidato busca una posibilidad de cambio real.

Consideran que todos, de una u otra forma representan la continuidad pervertida de la administración pública, razón suficiente válida para no participar en procesos electorales.

Así se observa al momento un proceso electoral viciado de origen por todos los que intervienen, en el que no hay lugar para la auténtica participación democrática en busca de mejores alternativas, para una sociedad cansada de la expoliación a que la tienen sujeta quienes se apoderaron además de la administración pública, de los instrumentos electorales.

Los elementos enunciados llevan a considerar que un importante segmento social que pudiera considerarse el núcleo, el pensante y con el más sólido liderazgo social en Jalisco, permanecerá al margen de la decisión sexenal, la selección de gobiernos. Abstención que fatalmente afectará no solamente el porcentaje de participación electoral, sino la continuación de gobiernos mediocres, alejados de la eficiencia y la honestidad.

Avatar photo

Por Andrés Gómez

Analista político, fundador y columnista de Proceso Jalisco. Comentarista de Canal Ocho TV.

Un comentario en «El voto indeciso determinante en elección 2024»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *