mié. Feb 8th, 2023

Si bien el cierre de las escuelas y de las librerías afectó la producción durante 2020, la recuperación comienza a ser evidente

Aunque los libros de texto se continuaron distribuyendo durante la pandemia, el cierre de los centros educativos y de las librerías, giros que no fueron considerados como esenciales, derivó en una reducción de la producción de libros en el país. Sin embargo, la industria editorial comienza a ver signos de recuperación que le permiten tener un escenario optimista, manifestó Hugo Setzer, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) durante la presentación de las estadísticas de 2021 en el ámbito de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

“Sí, sí tuvimos un tropiezo durante la pandemia, pero lo más importante es la visión hacia el futuro, estoy convencido de que la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, los editores mexicanos, tenemos la capacidad y el talento para recuperarnos, y se están viendo señales de recuperación. Una de las más importantes es esta maravillosa Feria del Libro de Guadalajara, que estamos viendo casi como en los niveles de 2019”.

En la presentación, destacó que se estima un aumento en la producción de libros para este año de 4.3 por ciento, mientras que se espera que la facturación de impresos y digitales sea tenga un aumento de poco más de 8 por ciento comparado con 2021.

Si bien el año pasado la producción de ejemplares se redujo 15.25 por ciento, al reportar 89.1 millones de ejemplares contra los 105.1 millones producidos durante 2020; en realidad la venta aumentó al representar 99.2 millones de ejemplares en 2021, 0.3 por ciento más que los vendidos en 2020. Esto se debió a que se incluyeron ventas de ejemplares que ya tenían las editoriales en inventarios, según los datos mostrados por Ignacio Uribe Ferrari, director ejecutivo de Edilar.

De este modo, la facturación por la venta de ejemplares impresos alcanzó una suma de 9,119 millones de pesos en 2021, un incremento de 7.7 por ciento si se compara con los 8,470 millones facturados en 2020.

“Al desagregar estos datos por subsector editorial se observa que, mientras que los subsectores de libros de texto, interés general y religiosos presentaron un incremento en sus ventas, las editoriales de libros técnicos continúan registrando datos negativos”.

En México, los libros de educación básica fueron los más vendidos, con 50.4 por ciento del volumen y 46.8 por ciento de facturación; les siguen los libros infantiles y juveniles, con 13.4 por ciento de volumen de ejemplares y 11.2 por ciento en sus ventas; y en tercer sitio las ediciones de enseñanza del inglés, con 11.4 por ciento en volúmenes de venta y 10.6 por ciento en facturación.

Los principales canales de venta de ejemplares fueron el gobierno, con 48 por ciento de ejemplares vendidos; en segundo lugar librerías, con 23 por ciento; y en tercer sitio escuelas y colegios, con 8 por ciento de libros vendidos. No obstante, en facturación, el monto mayor se obtuvo de las librerías, con 3,465 millones de pesos; después escuelas y colegios, con 1,924 millones de pesos; y el gobierno, con 1,821 millones de pesos.

Sin tomar en cuenta al gobierno, todos los canales de venta mostraron recuperación con relación a 2020 excepto el de escuelas, pues se registró un cambio en la dinámica tras los cierres de planteles y por ajustes en la situación económica.

La venta de ejemplares físicos por la Internet registró un incremento en la facturación en 2021 al reportar 314 millones de pesos, 38 por ciento más que los 226 millones facturados en 2020. En cambio, la venta de libros digitales se redujo 5.7 por ciento en 2021, con 347 millones de pesos facturados, pues en 2020 hubo ventas por 368 millones de pesos. Los audiolibros solo vendieron 40 millones de pesos, aunque para Latinoamérica se espera un crecimiento de 25 por ciento en este formato. Para Setzer, los libros digitales, más que una amenaza, representan un medio más para la distribución de ejemplares de la industria. “Se nos preguntaba a los editores si no estábamos preocupados por la tecnología, si perderíamos negocio, al contrario, hemos logrado utilizar esa tecnología para brindar nuestros contenidos en distintos formatos”.

Durante la pandemia se registró, además, un ligero aumento en cuanto a la cantidad de libros leídos en México por la población alfabetizada mayor de 18 años: 43.2 por ciento de esta leyó al menos un libro en 2021 comparado con 43 por ciento en 2020.

Avatar photo

Por Marisol Hernández

Reportera especializada en espectáculos y cultura. Laboró en Radio Fórmula Jalisco, El Occidental, La Jornada, y Grupo Radiorama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *