sáb. May 18th, 2024
Los migrantes son claves para detener el despoblamiento rural en EU
Comparte si te ha gustado

Muchas zonas rurales de Estados Unidos están experimentando un despoblamiento. Mientras en 1910, un 54 por ciento de los estadunidenses vivían en núcleos rurales, para 2018 solo era 19 por ciento.

 Entre 1990 y 1999, la población rural creció 3.4 millones; y 1.5 millones entre 2000 y 2010; para 2020 había disminuido 289 mil.

Por otro lado, 746 condados, es decir, 24 por ciento de la totalidad se están despoblando, y de estos, 91 por ciento son rurales.

Aunque las pérdidas de población fueron mayores en los condados rurales remotos, también en las concentraciones rurales adyacentes a los condados metropolitanos, los aumentos de población fueron mínimos.

Esta situación está afectando el desarrollo económico de algunas áreas en el campo estadunidense.

Frente a esta realidad, la organización FWD.US elaboró un estudio titulado “La inmigración está revirtiendo la despoblación en zonas rurales” donde se plantea la estrategia de permitir cada año la llegada de al menos cien personas migrantes a la ruralidad norteamericana con el fin de revertir el despoblamiento, permitiéndoles acceder al mercado de trabajo e incorporarse a la sociedad en su conjunto.

Así, para la FWD, el aumento de la migración a zonas rurales es el mejor camino para seguir revitalizando a esas comunidades, y asegurar el futuro de su economía que ha experimentado una desaceleración.

Dado que la oferta de trabajo es considerablemente alta, los migrantes se insertan rápidamente a la economía laboral revitalizando las cadenas productivas locales, lo que permitirá incrementar la disposición laboral y con ello, la continua llegada de migrantes.

De aceptar 100 nuevos migrantes cada año, 62 por ciento de los condados rurales podrían aumentarla población de trabajadores para el 2040, si la cifra sube a 200 migrantes el porcentaje se eleva al 71 por ciento de los condados. 77 por ciento de los condados rurales actualmente tienen menos personas en edad laboral (de 15 a 64 años) en comparación con hace dos décadas.

Las razones por las cuales la gente está abandonando las zonas rurales son diversas, a saber: educación, trabajo, oportunidades comerciales, familia. Esto no es solo una pérdida de población, sino también una pérdida real de personas.

No resulta descabellado la propuesta de FWD de proporcionar condiciones adecuadas para el arribo y asentamiento definitivo de personas migrantes en el campo norteamericano a fin de revertir su desbandada. Si bien, la Casa Blanca y el Congreso están muy lejos de sacar adelante una reforma migratoria integral, podrían aceptar construir escenarios posibles, aunque fragmentados, para ir generando condiciones para humanizar el proceso migratorio y de las que pudieran obtener al menos dos beneficios: la reactivación y/o aceleración de su economía rural y el repoblamiento del campo estadunidense.

De nueva cuenta, como a lo largo de la historia migratoria entre México y Estados Unidos, los migrantes pudiesen convertirse en pieza fundamental para la solución de algunos problemas.

Profesor del Tec de Monterrey

@contodoytriques


Comparte si te ha gustado
Avatar photo

Por Eduardo González Velázquez

Historiador y cronista. Profesor-Investigador de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobiernos del Tecnológico de Monterrey. Premio Jalisco de Periodismo 2009 y 2007. Autor de los libros: Con Todo y Triques, Frontal vertical, Ciudadanos a la mitad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *