lun. Mar 4th, 2024
perspectiva de género en infraestructura
Comparte si te ha gustado

En México, como en diversas partes del mundo, la urbanización es un fenómeno dinámico en constante crecimiento.

A medida que las ciudades evolucionan y se expanden, surge la oportunidad de repensar la forma en la que se planifican y diseñan, particularmente los espacios urbanos, que al día de hoy le son aplicables diversas regulaciones específicas, generadas a razón de la inercia social que urge a los Gobiernos en la implementación de mecanismos cuyo objetivo sea mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y su seguridad, garantizando el acceso y goce de los derechos humanos. 

Uno de los temas de mayor relevancia en esta transformación de las ciudades, es la integración de la perspectiva de género en la infraestructura urbana.

Resulta trascendente realizar un diagnóstico del cómo los espacios y servicios urbanos existentes y proyectados afectan de manera diferente a cada persona, y justamente el enfoque de la perspectiva de género en la infraestructura urbana busca crear entornos más inclusivos, equitativos y seguros para todos sus habitantes en su cotidianidad.

El espacio público es un elemento medular en cualquier ciudad, y su diseño influye en la interacción de las personas con este.

Por ello, dentro de las políticas públicas debe incluirse una intervención socio-urbanística con sustento adecuado a las necesidades de la localidad de que se trate, materializándose así el acondicionamiento a la infraestructura urbana que promueva espacios seguros y de armonía social.

Es sabido que las áreas urbanas, la infraestructura y espacios públicos han sido diseñados con una perspectiva predominantemente masculina.

Inclusive en edad promedio productiva, obviando el pleno uso de salud, por lo cual, la funcionalidad de los espacios públicos se han puesto al escrutinio de la satisfacción de las necesidades de todas las personas usuarias de estos, en razón de su sexo, género, identidad, edad, capacidad, entre otras.

Es decir, por ejemplo, la implementación de arborización inadecuada que se convierten en lugares de acecho, largas cuadras con puntos ciegos, la invasión y control de espacios públicos por grupos que provocan la intimidación y acoso, la falta de señalización y orientación de lugares destino, los espacios sin iluminación o siendo esta inadecuada, la falta de zonas de descanso seguras, etc.

Los desafíos

México enfrenta desafíos significativos en términos de desigualdad de género y violencia.

Desafíos que se reflejan en la infraestructura urbana, donde las preocupaciones de seguridad, accesibilidad y participación de las mujeres particularmente han sido históricamente subestimadas. 

La incorporación de la perspectiva de género en la infraestructura urbana en México requiere la participación de la comunidad, lo cual es un paso crucial para abordar estas disparidades.

Esto implica considerar las necesidades específicas de mujeres y personas de géneros diversos en cada etapa del proceso de planificación y diseño, es decir se requiere una acción coordinada entre ciudadanos y Gobierno.

A pesar de los avances, aún existen desafíos a superar en la implementación integral de la perspectiva de género en la infraestructura urbana en México.

Esto incluye la necesidad de una inversión continua en proyectos que promuevan la equidad de género en las ciudades, así como la capacitación de profesionales en urbanismo en cuestiones de género.

En conclusión, es preciso señalar que, la infraestructura urbana debe ser vista como una herramienta para crear un entorno que fomente el bienestar para todos, siendo en México un paso hacia la construcción de ciudades más justas e inclusivas.


Comparte si te ha gustado
raul gutierrez

Por Raúl Gutiérrez

Abogado con especialización y trayectoria profesional en derecho administrativo, urbano e inmobiliario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *