lun. May 20th, 2024
¡Me estás matando A.I.!
Comparte si te ha gustado

La tecnología fue creada por el hombre para facilitar su vida y vaya que lo ha conseguido, desde que el hombre tiene conciencia que lo distinguió del resto de los animales hasta el “Metaverso” que Mark Zuckemberg amenaza con invadirnos.

La tecnología nos permitió escuchar por radio la Serie Mundial de Beisbol, la peleas de Mohamed Ali, los partidos de fútbol; no fue sino hasta 1966 cuando por primera vez se trasmitió en directo por televisión un Mundial de Fútbol en la pomposa Inglaterra, donde por ciento los anfitriones ganaron a los alemanes con un gol fantasma de Hurst que pegó en el travesaño, pegó en la raya y el árbitro y el juez de línea decretaron que había entrado, ya en las postrimerías del cotejo que les dio a los ingleses su primero y
único título mundial. Posteriormente un estudio de la Universidad de Oxford comprobó que efectivamente la pelota no había entrado.

¡Me estás matando A.I.!
Geoff Hurst, jugador de la selección de Inglaterra

Las injusticias en el deporte son constantes no sólo en el fútbol, que es el deporte más popular del planeta, sino en otros deportes como el básquetbol, el beisbol, el tenis…

Quien no recuerda la vergonzosa clasificación de Francia al Mundial de Fútbol Sudáfrica en 2010, cuando en un partido de repechaje (ganar o quedar fuera) ante Irlanda, una mano de Thierry Henry provocó el gol de Gallas para clasificar, en uno de los episodios más vergonzosos en la historia del balompié mundial.

¡Me estás matando A.I.!
Thierry Henry, futbolista de la selección francesa

Podríamos escribir una enciclopedia sobre las pifias arbitrales en todas las disciplinas, incluyendo las de apreciación como la gimnasia, los clavados, entre otras muchas.

Así como la humedad (así lo decía mi abuelita), la tecnología se fue metiendo en el deporte, hasta de plano invadirlo para no dejarlo, su llegada ya es irreversible.

La diferencia entre los hombres y las máquinas, es que estas últimas jamás se equivocan. El juez de silla no es más que un testigo de lujo que anuncia el marcador (una máquina podría hacerlo) y cuidar la conducta de los jugadores.

En el fútbol la tecnología, como un virus, se metió con su famoso “VAR” , en español es Árbitro Asistente de Video, no es sino un camioncito afuera del estadio que analiza las jugadas en video y que reporta al arbitro si existe alguna anomalía.

Al igual que en el tenis, la tecnología ha deshumanizado al deporte, ahora aquel aficionado que iba al estadio de fútbol a desahogarse…”Árbitro…Chin….a tu madre” (¡ah! que rico se siente), ya no lo hace, debería hacerlo al “VAR”, que está afuera del estadio, pero no lo hace. Ya no sabemos cuándo cantar un gol (ni los comentaristas en televisión) hasta que no lo avale el VAR…cuando la emoción ya se perdió.

Muchos deportes como el beisbol ha incorporado las repeticiones, con retos para ser revisados, pero no han tocado a los “Umpires” para marcar bolas y strikes, lo más polémico del juego, que fácilmente lo pudiera hacer una máquina.

El futbol americano (NFL), tal vez fue de los primeros en incorporar la tecnología, ayudándose de las repeticiones en jugadas delicadas. Los entrenadores (Head Coach) tienen su famoso pañuelo rojo para apelar una decisión(sólo dos ocasiones) y en caso de no prosperar son sancionados perdiendo un tiempo fuera. Todas las anotaciones, como los goles en el fútbol, son revisados y avalados por el “VAR”.

¡Me estás matando A.I.!
Emplean tecnología en los juegos de la NFL

En el basquetbol (NBA) si bien existe el recurso del video, en realidad lo utilizan poco y se hace, generalmente, en los últimos minutos del partido cuando incide en el marcador.

Así la tecnología se apodera de todos los deportes, deshumanizando un espectáculo, importantísimo para el entretenimiento de las sociedades en todo el mundo, recuerden la frase de los grandes emperadores romanos “al pueblo Pan y Circo”. En el Coliseo Romano, mientras que gladiadores se debatían entre la vida y la muerte, no había “VAR”.

Será que ya estoy viejo, pero recuerdo y añoro los partidos donde una decisión arbitral era el titular, el material de periódicos, programas de radio y televisión; aún se dan pero no es lo mismo.

El error humano forma parte esencial del deporte, los árbitros y jueces son indispensables. El deporte no se trata de justicia, es esencialmente un espectáculo y se le está quitando la sal y la pimienta que le da sabor a las contiendas. Inteligencia Artificial (AI) me estás matando.


Comparte si te ha gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *