lun. May 20th, 2024
Ayotzinapa. Fue el EstadoCIUDAD DE MÉXICO, 28MARZO2022.-Ángela Buitrago, Carlos Beristain, Claudia Paz y Paz y Francisco Cox, que integran el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) presentaron el Tercer Informe de su investigación de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. En el cual estuvo presentes padres de los normalistas, Alejandro Encinas y Omar Gómez Trejo. FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM
Comparte si te ha gustado

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) ayer dio a conocer los resultados de su tercer informe de investigación sobre la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, con lo cual le ponen un clavo más al ataúd de la denominada verdad histórica a la que llegó la entonces Procuraduría General de la República (PGR).

La conclusión a la que llegó el GIEI es que desde la madrugada del 27 de octubre de 2014 integrantes de la Secretaría de Marina manipularon la escena en el basurero de Cocula con tres bultos que bajaron de una camioneta.

Según el video al cual tuvieron acceso por intervención directa del presidente de la República, se observa que “un grupo de elementos descienden al fondo de la hondonada del basurero. Mientras encienden una hoguera en el inicio de la pendiente (…) otros marinos deambulan en la zona donde luego se señaló que se habría dado la hoguera y quema de los estudiantes” (La Jornada, 29/3/22).

Ayotzinapa. Fue el Estado
El Estado alteró la escena para ocultar su participación en la desaparición de estudiantes de Ayotzinapa

Para el GIEI, luego de estudiar el video mencionado, queda claro la alteración de la escena por más de 40 personas que recorren el basurero de Cocula desde las 6:30 hasta las 11 de la mañana antes de que arribaran al sitio los integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), designados coadyuvantes por los familiares de los jóvenes.

De estos resultados se desprenden varias cosas. La información arrojada por el video estuvo oculta durante seis años, se impone saber por órdenes de quién y a quién favoreció esa secrecía. ¿Cuál fue el motivo de mantener resguardado ese video? ¿Por qué el papel de los miembros de la Marina había quedado al margen de las explicaciones oficiales el sexenio pasado?

Hoy no queda duda, si todavía alguien dudaba de la participación del Estado en la desaparición de los estudiantes, que desde el gobierno peñista se levantó una serie de mentiras para apuntalar la versión de su verdad histórica.

A saber: se manipularon las fechas de la captura de los detenidos; se suplantaron detenidos; se simularon lugares y fechas donde se efectuaron las capturas; se falsearon reportes policiacos; se alteraron las bitácoras de los elementos policiacos; se modificaron los números de las patrullas; se alteraron y se destruyeron evidencias.

Frente a los resultados del GIEI, surgen las preguntas: ¿se tomarán acciones penales contra Enrique Peña Nieto, José Murillo Karam, Tomás Zerón? ¿La presidencia de la República mostrará voluntad política para llegar hasta sus últimas consecuencias y saber qué pasó aquel 26 y 27 de octubre de 2014?

Con el tercer informe del GIEI no termina la historia, pues los integrantes del grupo insten en que aún hay información “muy importante en poder de militares y fuerzas de seguridad” sobre la desaparición de los estudiantes que no ha sido entregada para su estudio.

Pero la ausencia más importante del caso Ayotzinapa es no saber el paradero de los 43 estudiantes desaparecidos en Guerrero en una acción conjunta que involucró a las fuerzas de seguridad municipales, estatales y federales del Estado mexicano, y que se operó y ocultó desde las más altas instancias de poder.

@contodoytriques


Comparte si te ha gustado
Avatar photo

Por Eduardo González Velázquez

Historiador y cronista. Profesor-Investigador de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobiernos del Tecnológico de Monterrey. Premio Jalisco de Periodismo 2009 y 2007. Autor de los libros: Con Todo y Triques, Frontal vertical, Ciudadanos a la mitad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *