vie. Feb 3rd, 2023

Alberto Manguel recibió el Homenaje al Bibliófilo José Luis Martínez. Recordaron su amor por los libros y hablaron de su biblioteca, donada a Portugal

Desde que empezó a leer, gracias a Ellin Slonitz, su institutriz de origen checo, y hasta llegar a la consolidación de una biblioteca con más de 45 mil volúmenes que fue donada a Portugal. Esa fue la trayectoria del escritor argentino Alberto Manguel, que fue recordada durante el Homenaje al Bibliófilo del que el argentino fue protagonista durante la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

Acompañado por amigos y autoridades de la Feria y de la Universidad de Guadalajara, Manguel escuchaba con atención las palabras que le dedicaron y en las que fue calificado como “los ojos de Borges”, y quien cuenta con un libro príncipe (primera edición) que perteneció al autor de El Aleph.

“No sé qué puedo decir. Cuando me avisaron de esta ceremonia me dijeron que no preparase nada, entonces lo que voy a decir es gracias, gracias, gracias. Yo no entiendo muy bien cómo me dan un Premio por hacer lo que me gusta”, dijo Manguel, visiblemente emocionado.

Antes de esas palabras, breves, pero emotivas, los asistentes que llenaron el auditorio Juan Rulfo tuvieron oportunidad de escuchar las semblanzas que sobre el autor argentino prepararon Raúl Padilla López, presidente de la FIL; Sergio López Ruelas, director del Sistema Universitario de Bibliotecas de la Universidad de Guadalajara, y Alberto Ruy Sánchez, amigo de Manguel y merecedor de este homenaje en 2017.

Padilla López abrió las intervenciones hablando de los libros, su valor civilizatorio y sobre cómo estos han marcado la vida de Manguel. “Nos sentimos muy honrados de manifestar nuestra más sincera admiración y reconocimiento a un hombre cuya predilección por los libros lo ha caracterizado durante toda su vida, y su dedicación a la literatura le ha valido diversos e importantes premios, reconocimientos y distinciones. En nuestra actualidad, difícilmente puede encontrarse a un autor que haya explorado el universo del libro con tanta exhaustividad y entusiasmo como lo ha hecho Alberto Manguel”, señaló Padilla López.

La segunda parte del homenaje corrió a cargo de López Ruelas, quien dedicó su semblanza a Slonitz, por inculcar el valor de la lectura en el bibliófilo, quien se encuentra en proceso de donación de su gran biblioteca privada al Centro Atlántida de Portugal. “Se vio obligado a abandonar Francia, y de nuevo los libros volvieron a ser almacenados en cajas, hasta que la suma de intereses y la construcción de un camino común permitió finalmente que los libros andantes de Alberto encontraran, a través de un proyecto cultural, el sitio definitivo, en Lisboa. El proyecto ha convocado a varios especialistas para crear el Centro de Estudios de Historia de la Lectura Atlántida, que contará con la infraestructura necesaria: biblioteca, espacios para talleres, cursos, ofrecerá conciertos, obras de teatro, conferencias, proyección de películas, exposiciones, etcétera, y donde la biblioteca, los libros y la lectura serán los protagonistas”, expresó López Ruelas.

El director del Sistema Universitario de Bibliotecas de la UdeG se tomó la libertad de compartir una conversación que tuvo con Manguel, y mencionó lo que le dijo el autor sobre lo que tiene contemplado para cuando ya no esté en este mundo. “Le pregunté, ¿qué le gustaría que pasara con sus libros cuando ya no esté? Me respondió: ‘Mi biblioteca está viva, y cuando yo me vaya quiero que —como a los apicultores cuando mueren, alguien les avisa a sus abejas que ya murió—, que a mis libros les digan que ya no estoy, que ellos sepan que me fui’”, leyó López Ruelas.

Cuando tocó la palabra a Ruy Sánchez, este dedicó una amplia semblanza sobre la vida de Manguel y su amor por la literatura y los libros. “Su extenso despliegue de ensayos agudos y relatos sugerentes, donde él leyendo es finalmente el tema central de sus textos, lo vuelve un Montaigne contemporáneo. Pero con un mayor índice de locura y una mayor fugacidad”, comparó Ruy Sánchez.

Al finalizar, los asistentes pudieron ver un video creado ex profeso para esta ceremonia. En él se pudo ver a colaboradores de Manguel en Portugal, e incluso aparece Margaret Atwood, quien narró la anécdota de cuando la biblioteca se encontraba en París y le tocó dormir en la habitación del terror, es decir, aquella en la que se encontraban los libros de este género literario.

Se tiene previsto que la Biblioteca Atlántida se inaugure en Lisboa en abril de 2024 para conmemorar el 50 aniversario de la Revolución de los Claveles, la que restituyó la democracia al país lusitano.

Avatar photo

Por Marisol Hernández

Reportera especializada en espectáculos y cultura. Laboró en Radio Fórmula Jalisco, El Occidental, La Jornada, y Grupo Radiorama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *