sáb. Jul 20th, 2024
familiares personas privadas libertad
Comparte si te ha gustado

¿Cuál es el total de Familiares con un integrante privado de libertad? Pregunta que tal vez pasa por la mente de algunas personas o tal vez no.

¿Qué sucede con los familiares de los privados de libertad?

En Jalisco por el año 2021 según IIEG (Instituto de Información Estadísticas y Geográfica de Jalisco), el total de Personas Privadas de la Libertad (PPL) es de 2 mil 278 tanto de género femenino como masculino.

policia investigacion

En el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) se informó que en 2021 había PPL en el centro penitenciario federal 103 mil 025, y los comunes 106 mil 874.

Te podría interesar: México tercer lugar en maltrato animal

El Consejo Nacional para prevenir la Discriminación (CONAPRED) reportó que a nivel internacional el total mexicanos privados de libertado en otro país en el año 2009 eran:

  • Estados Unidos, 40 mil 432
  • España, 247
  • Perú, 118
  • Panamá, 104
  • Colombia, 88
  • Venezuela, 39

Los familiares de un privado de libertad, es un grupo social que el único derecho que se reconoce o visibiliza en los tratados internacionales y en los códigos pertinentes es la visita familiar.

¿Qué procesos pasan los familiares de un PPL?  

Cuando una familia tiene un pariente preso, ya sea en la república mexicana o en otro país, vive la experiencia de crisis no transitorias o para normativas.

La familia de la PPL experimenta ciertos eventos como son:

  • Desmoralización
  • Desmembramiento
  • Desorganización

La desmoralización es oír en cualquier espacio social (ya sea escuela, trabajo hasta en medios de comunicación) la crítica y descarte ante los privados de libertad.

El desmembramiento es la separación de un integrante de la familia (la ausencia del ser querido).

La desorganización es evento que obstaculiza los hechos cotidianos de la familia; más la vida diaria que deben llevar.

Sin embargo, la sociedad en general le cuesta entender a la familia del privado de libertad o crear poca empatía, al no comprender que una PPL no significa que ya tenga una condena o un proceso jurídico.

Es necesario visibilizar y reconocer a los familiares del PPL, y ¿por qué no? Tener la conciencia y prudencia y empatía al dar rienda suelta a nuestro derecho de libertad de expresión.

Solo doy probadita del inicio de una reflexión que continuara…


Comparte si te ha gustado
Dulce Huerta

Por Dulce Navarro Huerta

Licenciada y Maestra en Derecho por la Universidad de Guadalajara, fundadora de Iustus integridad y Dignidad A.C. Feminista. Doctorante por la Universidad de Salamanca, España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *