mié. Jun 19th, 2024
pirotecnia afectación animales perros
Comparte si te ha gustado

En México es común el uso de pirotecnia tanto en festividades religiosas como laicas.
El pasado 16 de septiembre fue uno de esos días. En distintos lugares del país se encendieron estos artefactos con el fin de satisfacer un placer visual para los humanos asistentes.

Esta práctica tiene consecuencias negativas, que pocas veces se visibilizan, socializan o cuestionan.

Es sabido que la pirotecnia o fuegos artificiales emiten contaminantes que dañan la calidad del aire que es vital para humanos y no humanos.

Te recomendamos:

cerdos granja Reestructurar la semántica sobre los animales

Algunos estudios señalan que el uso masivo de estos artefactos genera gases de efecto invernadero como ozono, dióxido de carbono y dióxido nitrógeno. Estas prácticas contradicen el Artículo 4 Constitucional sobre el derecho a un medio ambiente sano.

Lo más drástico es que los ruidos emitidos por la pirotecnia, provoca en algunos animales, ansiedad, estrés o terror.

Se ha demostrado el pánico que sufren perros a la hora que se encienden y explotan estos artefactos, provocando peligrosas huidas que pueden concluir en accidentes o que se pierda el animal, incluso la muerte por el intenso terror que sufren.

En buena medida, esto se debe a que los perros y otros animales cuentan con una capacidad auditiva más aguda que la humana. Esta diferencia debería ser tomada en cuenta por quienes disfrutan de la pirotecnia.

Si nos pusiéramos por un momento en el lugar de estos animales, donde fuésemos expuestos
a ruidos extremos y no existiera la posibilidad de atender nuestro pánico, seguramente la práctica de la explosión de pirotecnia no se realizaría en estas festividades, porque seriamos los afectados directos.

Incluso, existen estudios que señalan que algunos humanos con autismo y trastorno del procesamiento sensorial son incapaces de filtrar de manera apropiada la intensidad y frecuencia de estas explosiones dando como resultado una hiperreacción que provoca disgusto o miedo debido a la sobrecarga
sensorial. 

pirotecnia afecta autistas y animales

Aquí cabe la pregunta, si continuamos con estas prácticas que provocan daño a estas personas ¿no son expresiones de discriminación?

El comportamiento inusual, ante el uso de pirotecnia, de animales no humanos como los perros ha alertado y llevar a la búsqueda de remedios, a acompañantes responsables, para evitar o disminuir la paralización, temblor, inquietud, salivación, taquicardia o micciones provocados por el terror ante estos artefactos.

El remedio más eficaz sería abandonar el uso de pirotecnia, pues evidentemente la experiencia estética
de los animales humanos que gustan de estos artefactos, contrasta con la experiencia de terror de algunos animales no humanos que la padecen.

El placer visual de algunos humanos no debería ponerse por encima o ser ajeno al sufrimiento de otros humanos y no humanos.

Este gusto resulta doblemente cuestionable, al saber de la existencia de alternativas a la pirotecnia como son los espectáculos con luz láser o los fuegos artificiales silenciosos.

La benevolencia que implicaría sustituir estos artefactos, y la reeducación de estos gustos, sin duda rebasarían las fronteras humanas que lamentablemente han sido promotoras del terror impuesto a millones de animales no humanos durante estas festividades.

Referencias:

https://biblat.unam.mx/es/revista/revista-bio-ciencias-nayarit-mex/articulo/la-quema-
masiva-de-pirotecnia-un-espectaculo-que-contamina
https://repositorio.continental.edu.pe/bitstream/20.500.12394/7510/1/DO_UC_CE_INF_
2019.pdf
https://avatmaorgblog.files.wordpress.com/2017/03/informe-pirotecnia.pdf


Comparte si te ha gustado
Avatar photo

Por Nely Lucano

Licenciada y Maestra en filosofía, doctora en humanidades por la UdeG, académica del CUCSH, directora del proyecto "Animales y Praxis" y Encargada de Enlace Académico de la ONG Igualdad Animal México.

7 comentarios en «El gusto obsoleto y cruel de la pirotecnia»
  1. Apoyo a esta acusa de eliminar la pirotecnia, yo vivo cerca de una iglesia famosa de Zapopan y cada mes es el mismo descontrol de algunos perro de la colonia que ladran y otros que suplican con su auyido ya no más. Entre ellos el mío.

  2. Te felicito por este artículo, a seguir luchando por todos los seres no humanos y nosotros a poner un granito para evitar este tipo de acciones. Te mando un abrazo y reitero mi admiración por ti

  3. Urge implementar otras alternativas más amables con todos con todos los seres. Es necesarios que aprendemos a festejar sin dañar a otros seres humanos y no humanos. Excelente artículo.

  4. Mis respetos para ti doctora Nely, muchas gracias por educarnos, respetemos a los sufridos animales !!

  5. Gracias por abordar este tema. Si para muchos de nosotros la pirotecnia es sumamente molesta, no me imagino lo estresante que puede ser para los animales y humanos en el espectro autista. Ojalá pronto esa forma de festejo quede en el olvido.

  6. Me parece muy interesante el tema, para tomarlo y compartirlo. Si bien todavía no veo cómo o por dónde entrar al ámbito de la praxis. Me hace cuestionar si lo adecuado es suprimirla o bajar/limitar la cantidad que se emplea. Hace poco que asisto a una clínica de adicciones que está ubicada en Tultitlan, EdoMex, y he visto, al menos de pasada, una considerable cantidad de familias que viven de este oficio, y que esperan con anhelo que lleguen las fiestas decembrinas, por ejemplo, para que su fuente de trabajo tenga mayores ingresos. En fin, tu artículo, Dra Nely, me pone a pensar, y buscar mi trinchera de donde éticamente toca posicionarme. Gracias por tu reflexión.

  7. Este texto debe llegar a instancias gubernamentales, así como a estudiantes de todos los niveles, es urgente una educación para entender los daños que provocamos a los animales con nuestras acciones. Es sumamente injusto lo que tienen que soportar los animales por únicamente el deseo humano de un efímero placer visual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *