jue. Abr 25th, 2024
aficionado o fanático de la NFL
Comparte si te ha gustado

Aún en proceso de enfriamiento de la temporada de la NFL recién terminada, me voy dando cuenta cómo los aficionados en diversos canales externan su opinión con respecto a este plazo cumplido.

Entre tanta opinión y comentarios, veo cómo se repiten los patrones de percepción negativa con respecto a los equipos ganadores, a quienes de forma reiterativa, como en este caso pasa con los Jefes de Kansas City, que han logrado su segundo campeonato en fila y el tercero en 5 años.

Te recomendamos:

500 días con ella, la idealización del amor500 días con ella, la idealización del amor

Sin necesidad de hurgar muy profundo, podemos ver desde la superficie como hay una gran camada de fans que, no solo expresan su descontento porque hay un equipo predominante, sino que emanan repudio y se manifiestan de forma ofensiva, despectiva y hasta agresiva contra los ganadores.

A eso a lo que ahora se le suele llamar como “hate”, un sentimiento que visceral que no solo desconoce al equipo triunfante, sino que además tiende a minimizar y descalificar la actuación de sus jugadores estrellas, como en este caso de Patrick Mahomes, el QB de los Jefes.

Y se sabe que es natural que no estemos contentos con todo lo que sucede, y menos si no ganan nuestros favoritos, pero también existe el espíritu deportivo y hay maneras honorables que también permiten reconocer el éxito de los demás.

aficionado o fanático nfl

Este ya tradicional odio hacia los victoriosos me llama mucho la atención, porque en vez de aprender del exito y de querer emularlo, se le repudia buscando una razón, pretexto o argumento para decir que no es merecido.

Lo que no parece caerle en cuenta a este perfil de personas, es que siempre va a haber alguien en la cima de cada actividad humana, eso es inevitable y a veces tenemos que aceptar que no siempre va a ser, ni nuestro equipo ni a quien nosotros designemos. Eso aplica para la mayoría de los deportes, política y la mayoría de las actividades humanas.

Ahora, cuando algunos “ardillas” empiezan a conjeturar que la liga (o ligas) planean al vencedor de cada torneo como algo prefabricado y, que las miles de personas que trabajan ahí están coludidas, lo único que queda hacer por ellos es enviarles un libro para también aclararles que tampoco la tierra es plana.

Y es que, sin hacer memoria de mucho tiempo atrás, basta con recordar en la NFL los 20 años de la dinastía de los Patriotas con Tom Brady al frente arrasando con la liga.

Además de sus pecados como líder en el campo, Brady tenía la maldición de ser bien parecido, incrementando el número de “haters” en su contra quienes, cual caracoles con sal, se revolvían de envidia, sobre todo al ver como las damas (a cuya mayoría ni les importaba el americano) coincidían en irle a los Patriotas durante esos años.

Con ese perfil, a esos conspiraciónistas les hubiera dado igual que ganara un equipo “chico” como Seattle, porque seguro dirían que la liga lo que quiere es “imponer” nuevos campeones, total, que mientras no sea su equipo el ganador, todo va a ser algún tipo de “fraude”.

Ahí es donde yo meto en tela de juicio lo que es ser realmente un aficionado, alguien sano, que se divierte y disfruta una disciplina y su competencia. En su defecto, un fanático ciego, a quien no le importan las acciones mientras no se cumplan sus propias condiciones y su satisfacción personal, sin capacidad para reconocer jamás el derecho de los demás al éxito. Cada quien.

Y de ahí… A lo que sigue.
Herberto de la Rosa
@herbertodlarosa
[email protected]


Comparte si te ha gustado
Avatar photo

Por Herberto De la Rosa

Lic. en Periodismo, empresario, editor y escritor de opinión para varios medios como Milenio. Ganador de múltiples premios de fotografía. Fundador del periódico Puras Buenas Noticias y la revista Capital Deportiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *