jue. May 30th, 2024
La Paremiología, un estudio del refrán. Parte 3.
Comparte si te ha gustado

Definición de refrán según sus características lingüísticas.

Gracias amigos por continuar hasta hoy la lectura semanal de este artículo publicado con el gusto de siempre, esperando sea de su deleite.

La semana pasada, si bien recuerdan, nos hemos propuesto conocer lo que significa el refrán de acuerdo a diversas funciones y/o características; ya vimos lo que significa según su uso popular, hoy nos toca conocerlo de acuerdo a sus características lingüísticas. Acompáñame a esta aventura que se antoja infinita.

Para la paremióloga Julia Sevilla, el refrán español es la paremia que reúne dieciocho rasgos distintivos: agudo, antiguo, basado en la experiencia, bimembre, breve, célebre, con elementos mnemotécnicos, engastado, general, jocoso, metafórico, práctico, popular, repetitivo, sentencioso, unidad cerrada, universal y verdadero.

En el mismo trabajo, Pérez Botello cita otra referencia de Herón Pérez sobre los refranes: “Los refranes son expresiones sentenciosas, concisas, agudas, endurecidas por el uso, breves e incisivas por lo bien acuñadas, que encapsulan situaciones, andan de boca en boca, funcionan como pequeñas dosis de saber, son aprendidas juntamente con la lengua y tienen la virtud de saltar espontáneamente en cuanto una de esas situaciones encapsuladas se presenta “.

María Moliner en su Diccionario de Uso del Español, define el refrán (s.v. refrán) como: “Cualquier sentencia popular repetida tradicionalmente con forma invariable. Particularmente las que son en versos o al menos con cierto ritmo, constancia o asonancia que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado”.

Jean-Claude Anscombre por su parte aporta que: “En lo que concierne al refrán (…), es muy frecuente considerarlo de naturaleza folclórica, reflejo de un saber popular (o sea una verdad irrefutable de origen ancestral y experimental), de creación (oral) espontánea, y en cuyo enunciado han sido depositados objetos y costumbres pasados. Tiene forma de ser un dicho generalmente breve, con frecuencia, metafórico, un argumento inapelable, y su fiel transmisión de generación en generación. Se manifiesta en rasgos fosilizados que, abundan en este tipo de formas sentenciosas”.

Julio casares dice del refrán lo siguiente: “frase completa e independiente, que en sentido directo o alegórico y por lo general en forma sentenciosa y elíptica, expresa un pensamiento hecho de experiencia, enseñanza, admonición, etc. a manera de juicio, en el que se relacionan por lo menos dos ideas”.

Me gustaría terminar con una última cita sobre el refrán dicha por Matínez Kleiser que resalta: “el tesoro sentencioso y doctrinal de este tipo de unidades lingüísticas al afirmar que son “condensaciones de avisada experiencia; encierran una verdad o sientan una conclusión que pretende serlo; dogmatizan desde sus teoremas de filosofía popular”.

Como pueden darse cuenta, el refrán, salido del folclor, del pensamiento popular, a un nivel lingüístico refleja el contexto social, y cultural de la sociedad que lo usa.

Loes espero la próxima semana si es que hasta aquí, han disfrutado este singular recorrido por uno de los caminos de nuestra invaluable lengua española.


Comparte si te ha gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *