sáb. Feb 4th, 2023

Fuera de cualquier entendimiento es el tema de la violencia animal y masiva que se vio en el estadio La Corregidora de Querétaro. Mucho ya está dicho y lo que se diga es poco.

Los rumores del origen, algunos descabellados, siguen siendo muy variados, que si fue un choque planeado entre grupos de narcos, que si fue para “golpear” políticamente al gobierno de esa entidad y varias más.

Lo más probable es que esto no se vaya a esclarecer. Las sanciones tampoco van a ser suficientes.

El tema de la “rivalidad” es viejo, y mientras la narrativa de los mismos equipos haga parecer son un “un enemigo” esto no se va a solucionar.

Rivalidad añeja entre Atlas y Querétaro

Aplica para varios deportes, porque este mismo año también se vieron conatos violentos en los estadios de beisbol.

La UNESCO acaba de incluir el deporte en su Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En ella, se reconoce que “el deporte contribuye cada vez más a hacer realidad el desarrollo y la paz promoviendo la tolerancia y el respeto, respalda el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes, las personas y las comunidades, así como los objetivos en materia de salud, educación e inclusión social.”   

Pero las brutalidades vividas están en contra de esa buena intención. ¿Qué piensa la niñez y juventud de esto?

Cuerpos desnudos inertes siendo vejados por saña, sadismo o cualquier demoniaca tendencia, sin ayuda, con la policía sin actuar.

Los que grabaron lo hacen con esa frialdad del que está “reportando” pero no ayudando. Sin embargo, los terroríficos videos sirven de testigo y denuncia, ahora falta ver que carajos va a pasar.

Ya ahogado el niño, se anuncian de volada “buenas intenciones” preventivas como pasa con el Club Toluca que invertirá más de 100 millones de pesos a un sistema de reconocimiento facial masivo.

Ese método que aplican países como China es cuestionable, ya que pueden promueve violaciones a los derechos y principios de privacidad a los que nos protegen las leyes.

En Europa está prohibido usar ese método. Allá pueden grabar video y proporcionárselo a la autoridad y nada más.

Imaginemos, en nuestro sistema tan corrupto, lo que va a pasar con una enorme base de datos del “padrón” de fans que se puede recolectar entre todos los estadios.

Luego llevarían la medida a los centros de entretenimiento y así sucesivamente hasta que se convierta en el “Big Brother” nacional, dando gran poder a quien tenga acceso a esa información.

Hay que entender que los datos biométricos son los más íntimos que podemos proporcionar. En malas manos serían usados para infinidad de daños como usurpación de identidad y fraudes que se comenten por ese medio.

La ley en México no está aún clara al respecto, sabemos que la Suprema Corte tiene suspendido el intento que hizo el gobierno federal para recolectar biométricos y crear una base de usuarios de telefonía (Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil o PANAUT) eso queda como antecedente y los aficionados puedan ampararse por la misma prevención legal.

Al final, en esta sociedad dividida en odios, intereses y mala administración, nadie habla de EDUCAR, todo es echar culpas o “sacar raja” del río revuelto, imposible arreglar algo así.  

Y de ahí… A lo que sigue.

[email protected]

@herbertodlarosa

Avatar photo

Por Herberto De la Rosa

Lic. en Periodismo, empresario, editor y escritor de opinión para varios medios como Milenio. Ganador de múltiples premios de fotografía. Fundador del periódico Puras Buenas Noticias y la revista Capital Deportiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *