jue. Feb 2nd, 2023
Policías víctimas

Lamentablemente la sociedad en general somos testigos día a día de como los mismos policías son víctimas de la delincuencia.

Delincuencia que puede ser organizada, semiorganizada o incluso común.

En mi opinión, los cuatro policías caídos en El Salto fueron víctimas de un sistema en seguridad fallido, que no capacita a sus elementos, que no los prepara para hacer frente en sus labores.

Y tendría que haber responsables por su muerte…

Declaración del fiscal tras el homicidio de cuatro policías de El Salto

Es falso que se apegaron a los protocolos, ya que al estar advertidos por un reporte ciudadano de que: “en el Municipio de El Salto se ven personas encapuchadas con armas largas, bajando de camionetas, con personas sometidas”…

En este tipo de eventos el protocolo no indica que policías municipales (que son los más vulnerables), acudan a tocar una puerta a preguntar si hay secuestradores en esa finca…

Claro que no, la policía y las fuerzas armadas no buscan héroes, deben trabajar en coordinación para reducir al mínimo los riesgos en los guardianes del orden.

Tuvo que estar al frente la Guardia Nacional, la Policía Estatal, la Policía Metropolitana (que brilla por su ausencia) y al final auxiliar la Policía Municipal.

Dónde estuvieron los anillos de seguridad para resguardar a la población civil en el enfrentamiento de un combate urbano.

Y un largo etcétera que falló, lo que tenía que haber sido un operativo profesional. Por falta de capacitación, hoy tenemos cuatro policías caídos más.

Al corte del día de hoy, según informa Causa Común, en lo que va del año han asesinado, al menos, a 187 policías en el país.

En promedio, 1.06 policías han sido asesinados cada día. Los estados con más policías asesinados son: Zacatecas (26), Guanajuato (24), Veracruz (16), Jalisco (16) y Michoacán (15).

Del 1 de diciembre de 2018 al 23 de junio de 2022 se han registrado, al menos, 1,602 policías asesinados en México. En la presente administración son ya más de 100 policías asesinados en Jalisco.

Los policías, además de estar desprotegidos, mal pagados y equipados (salvo un par de municipios en Jalisco) abandonados por el Estado y sus comunidades, con jornadas extenuantes y capacitaciones exprés, enfrentan día con día un altísimo riesgo de ser asesinados, pues se mata en el país a más de un policía cada día en promedio.

La mayoría de los casos pasan desapercibidos, pues es tal la indolencia de los gobiernos federal y estatales, y de la sociedad misma, que buena parte de los casos quedan registrados únicamente en páginas interiores de la prensa local.

Además, la mayoría de estos asesinatos quedan impunes.

En su registro realizado con base en solicitudes de transparencia y revisiones hemerográficas, Causa en Común ha señalado que de 2018 a la fecha, mil 535 policías han perdido la vida, siendo las policías municipales las que concentran el 52% de todas las víctimas, seguidos de policías estatales (42%) y policías federales (6%).

Policías municipales han expresado que: “de muy poco sirven los homenajes póstumos si no habrá justicia, si no se capacita adecuadamente, sí se seguirá abandonando a la familia de las y los policías caídos. Los homenajes sólo le sirven a la clase gobernante para hacer popularidad de su gobierno hipócrita y, tal vez, a los familiares de él o la oficial caída, pero a los policías no nos servirá de nada… Sólo nos servirá para recordarnos lo hipócritas que son con sus policías”.

Por su parte, Unidos X La Seguridad, expresaron en sus redes sociales, que estos lamentables hechos deben refrescar la memoria de las autoridades, pues no se ha aprobado el llamado Protocolo Código Azul, el cual establece lineamientos básicos para salvaguardar la vida e integridad de los policías y sus familias cuando consideren que existe algún riesgo o éstos estén bajo una situación de vulnerabilidad.

Cabe señalar que varios de los policías que han sido asesinados en Jalisco, no sólo murieron en funciones, sino que algunos más fueron asesinados en sus días de descanso, días en que no están armados y que, por tanto, no pueden hacer frente a las agresiones en su contra; tal y como ocurrió con un policía que fue atacado en el fraccionamiento Villas del Edén en Tlajomulco, el 21 de Junio del 2019; y un oficial de Zapopan que fue víctima de un ataque en su día franco, el 24 de enero de 2021. Ambos fueron asesinados por sus agresores.

Virginia Muñoz González, de 40 años e integrante de la Policía de Guadalajara, fue desaparecida de su propio domicilio el pasado 3 de abril por un grupo de hombres armados a bordo de un Honda CVR que llegó a su casa alrededor de las 21:30 horas.

Por lo anterior, es necesario cuidar a quienes nos cuidan, de lo contrario la crisis en seguridad seguirá acentuándose.

Te puede interesar: La regresión del estado de derecho

Avatar photo

Por Francisco Jiménez

Doctor en Derecho. Premio México Ricardo Flores Magón 2021. Integrante de Observatorio de Seguridad y Justicia. Benemérita Universidad de Guadalajara. “Piensa y Trabaja”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *